LA ECONOMÍA MEXICANA Y SUS RETOS

La inflación en 2021 subió a 7.4 por ciento, y según algunos pronósticos este año podría llegar a 8 por ciento, aunque en 2023 se ubicaría en 4.8 por ciento; es decir, habría un descenso importante en la inflación anual. El ajuste será gradual, afirmó el Jefe de Economía para México y América Central de J.P. Morgan, doctor Gabriel Lozano, durante la conferencia de apertura de la 36 Semana del Economista, que tiene lugar en el Centro Universitario de Ciencias Económico Administrativas (CUCEA) de la UdeG.

El especialista, quien participó con el tema “Reto de la economía mexicana y estancamiento económico”, detalló que hay algunos riesgos como el precio del gas natural y las condiciones climáticas que podrían derivar en un periodo más prolongado de inflaciones elevadas, y sugieren que se podrían tener riesgos al alza en la inflación, “es decir, no acabemos en 4.8 por ciento, sino en niveles cercanos a 5 y 5.5 por ciento para 2023”.

Explicó que los niveles históricos de inflación se ubicaron en 4 por ciento, por lo que tener una inflación de 5 por ciento, a pesar de que en otros años podría ser superior, sigue siendo muy elevada; entonces, no habría una desinflación, se tendría que tener una inflación cercana a 1 por ciento para deducir que se vive un proceso deflacionario.

Indicó que México es el único país, dentro de la región de Latinoamérica, que no ha regresado a niveles previos a la pandemia, en cuanto a actividad económica se refiere.

“Chile ya regresó, al igual que Colombia, Argentina, Brasil y Centroamérica. Hay que investigar qué está pasando para que esto no ocurra, y la respuesta es que no ha habido inversión, debido a que los inversionistas privados ven pocas oportunidades para poder lanzar proyectos de largo plazo; no hay rendimientos a futuro que sugieran que puedan ser ventajosos para los diferentes participantes, y todo esto termina siendo muy negativo para los inversionistas”, subrayó Lozano.

Dijo que la inversión fija bruta (que representa los gastos realizados en maquinaria y equipo de origen nacional e importado, así como los de construcción) cayó 19 por ciento en 2020; en 2021 se recuperó 11 por ciento. En prácticamente todos los países de Latinoamérica la caída de dos dígitos fue muy similar a la recuperación de dos dígitos el siguiente año; entonces sí hay un problema grave a nivel inversión.

Explicó que al contrario de las expectativas de que se esperaba un crecimiento económico más fuerte en el Sur del país, éste no se ha materializado debido a que no hay inversión, no hay el acercamiento tan importante con Estados Unidos; no hay infraestructura, y la falta de ésta no permite tener un crecimiento sostenido.

Agregó que un país como México no puede crecer en su economía de 0.5 a 2 por ciento, tendría que crecer al ritmo que fue observado en la década anterior, de 3.5 a 4 por ciento.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: