BIOLUMINISCENCIA, UNA LUZ QUE SIRVE AL MUNDO

*La bioluminiscencia turística y uso en tecnologías aplicadas*.

Pensamos que la bioluminiscencia es una rara anomalía de un puñado de animales, cuando la realidad es que en el lecho marino el 90% de los seres vivos han adquirido esta capacidad.

La bioquímica, el diseño industrial, la industria del automóvil, la construcción, el sector textil y del calzado, y otras tantas actividades, tratan de emular la naturaleza para mejorar los diseños humanos.

La luz biolumínica está moviendo al planeta desde siglos pasados, hasta el mundo actual tecnológico del siglo XXI.
Es tal su influencia en el planeta, que no sólo en el aspecto turístico impacta, sino al medio ambiente, y su uso futuro en la tecnología natural aplicada.

Pues es empleado como atractivo turístico en México, y actualmente algunos países están mirando a su utilización práctica tecnológica. Pero, para saber cómo sirve y cómo se ha utilizado y se usará, permítame desentrañarlo paso a
paso, desde el conocimiento de qué es y cómo se puede aplicar esta maravilla natural.

BIOLUMINISCENCIA*

La bioluminiscencia es el proceso a través del cual los organismos vivos producen luz, dando como resultado una reacción bioquímica en la que comúnmente interviene una enzima llamada luciferasa.

¿Quién brilla? En la tierra las luciérnagas, en el mar ,se sabe que al menos 1,500 especies de peces son bioluminiscentes, algunas especies de tiburones y el plancton marino bioluminiscente, es todo un espectáculo turístico. Aquí le van algunos ejemplos.

PLAYAS MEXICANAS QUE BRILLAN

México resguarda playas y lagunas que tienen una esencia “mágica”: en el que cientos de miles de organismos generan destellos de luz de color azul turquesa y verde, como una serie de luces de ultramar, iluminándose de noche.

Holbox, Quintana Roo, de mayo a septiembre en la playa aparecen pequeñas luces azules fluorescentes; Chacahua, Oaxaca, la bioluminiscencia en tonos plateados, verdosos y azulados le da un aspecto hipnótico a una de las cinco lagunas de este parque nacional, de agosto a marzo es la mejor temporada para ver el espectáculo; también en Oaxaca, la Laguna de Manialtepec, esta laguna sorprende a sus visitantes por su riqueza biológica protegida por
una exuberante vegetación de manglar y el fenómeno lumínico en sus aguas; Xpicob, Campeche, de julio a noviembre se puede participar en actividades de liberación de tortugas y disfrutar de un paseo nocturno para observar la bioluminiscencia; Bahía Bucerías, Nayarit, las luces parecen una lluvia de estrellas que se alborotan con el golpe de las olas. Cuando el agua se retira, los pequeñitos seres dejan su marca en la arena. Si lo suyo es viajar, hay tours en México dedicados a ir a visitar los sitios bioluminiscentes, arriba le señalé los meses propicios
para la agenda turística luminosa.

LA NATURALEZA COMO CUNA DE LOS AVANCES TECNOLÓGICOS BIOLUMINISCENTES

La bioluminiscencia nos da la oportunidad de generar miles de aplicaciones prácticas, ya que se trata de un modo de producir luz y no de potenciar la ya existente, como hace la fluorescencia, la fosforescencia y la refracción de la luz.

En comparación con los sistemas de iluminación humanos, la bioluminiscencia es una técnica mucho más eficiente. Esto es debido a que la producción de este tipo de luz no genera calor, y por lo tanto tampoco genera gasto de energía ninguno. No contamina y no se agota, lo que hace de ella un recurso ilimitado.

La naturaleza nos lo demuestra con las luciérnagas y las criaturas marinas que dependen de la bioluminiscencia para comunicarse, encontrar pareja y presas, así como camuflarse, entre otras cosas. De hecho, es tan importante que este rasgo ha evolucionado 27 veces entre los actinopterigios, (un grupo enorme que compone la mitad de todas las especies vertebradas vivas en la actualidad).

PROYECTOS DONDE SE PRETENDE UTILIZAR LA BIOLUMINISCENCIA

<<Microbial Home>>  Se obtiene metano de un digestor, aprovechando deshechos como basura y aguas residuales. El diseño tiene la apariencia de células montadas en la pared utilizando un marco de acero, interconectadas entre sí por tubos de silicio que alimentan a las bacterias con metano. Esta configuración pretende ilustrar el propio concepto de la biomímesis.
Aunque la forma de la lámpara pueda ser trivial, el propio funcionamiento del aparato sí que utiliza directamente los recursos de la naturaleza para generar energía lumínica.

<<Glowee>> Está desarrollando una materia prima líquida, en teoría infinitamente renovable, hecha de microorganismos bioluminiscentes. Se cultiva en acuarios de agua salada antes de envasarse en los tubos, consume menos agua que la fabricación de luces LED y libera menos CO2, mientras que el líquido también es biodegradable.

¿Y EN MÉXICO APÁ ? Aunque usted no lo crea en nuestro país también hay proyectos. En el CICY (Centro de Investigación Científica de Yucatán), se está analizando la utilización del PHOTOBACTERIUM un reactor de iluminación bioluminiscente, proyecto que se presentó en octubre de 2018 y está a la espera de ser aprobado para su utilización.

CONCLUYENDO

Ante el cada vez más próximo futuro agotamiento de los recursos naturales no renovables para la producción de energía eléctrica, está claro que la energía solar de día y la bioluminiscencia de noche –ambas, fuentes inagotables y gratuitas— son dos de las soluciones que deben aportarse para impedir el colapso de nuestra civilización.

Qué Dios ilumine las mentes que dirigen al planeta, para que sigamos brillando como humanidad, antes que se apague el cerebro humano o quede en tinieblas el mundo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: