BORRAN TRAZO ORIGINAL DEL PANTEÓN NUEVO EN GDL CON TUMBAS

El pasado mes de febrero 2022, este medio informó acerca de lo que estaba sucediendo en las calles del interior del cementerio municipal tapatío, conocido popularmente como el Panteón Nuevo o Guadalajara.

Este cementerio municipal, considerado uno de los más grandes en su tipo, fue planeado para que en sus espacios bien delimitados, los dolientes pudieran transitar por sus servidumbres, las calles trazadas, banquetas, machuelos, placas en las calles con los nombres, sección y lotes, daban un aspecto de ordenamiento; algo que en la actualidad ha quedado en el olvido, transformando sus más de 100 manzanas.

La calzada principal, llamada de los Muertos y trazada para distribuir los cortejos fúnebres en las carrozas o a pie, según las tradiciones, garantizaban espacio para llegar hasta el lugar más cercano a la tumba que iba a ser utilizada.

Primero fueron las calles Santa Rita de aproximadamente 7.0 metros de ancho y 60 metros de largo, casi en el fondo del panteón (respecto al ingreso principal), y Santa Adriana en su entronque con calzada de los muertos (en el norte) y cerrando en calle Santa Esperanza (en el sur), las que fueron tapizadas de tumbas nuevas.

La utilización de las calles interiores del panteón nuevo para construir fosas continua sin ninguna restricción gubernamental, pues hacia el lado Norte de la calle Santa Adriana, cruzando la calzada de los Muertos, esta misma calle cambia de nombre a San Martín, en febrero no había obstrucción en el arroyo de la calle.

Algo que a la fecha de esta redacción, es totalmente diferente (según la foto arriba mostrada), la calle se observa invadida de construcciones, las tumbas abarcan uno de los carriles y otras al fondo se van edificando.

Ya no se ven los machuelos de las calles, ni en la principal calzada de los Muertos, solamente si se observa detenidamente, detectaremos lo que alguna vez fueron servidumbres (banquetas) y los machuelos rebasados por nuevas tumbas que poco a poco van comiéndole terreno a la calzada, pues se observan lápidas excedidas de los bordes delimitados, unas de 20 , 30 o hasta 45 centímetros; lo que ha creado una distorsión visual, en donde alguna vez era una calle amplia y recta, entre más al fondo se avanza, menos recta conserva su trazo, y viendo de oriente a poniente, las tumbas agregadas, evidencian que fueron apareciendo en el terreno que anteriormente era el arroyo de la calle.

panteon gdl
En febrero pasado esta calle interior del cementerio municipal, mostraba las tumbas frescas, hoy se pierden entre las demás tumbas, a simplemente ya no se observan las placas de lo que alguna vez fue la calle Santa Rita.

Eso si, en la entrada principal, pueden leerse letreros que deslindan al personal del cementerio de cualquier situación relacionada con contrataciones de servicios funerarios, mientras que otros ofertan espacios para tumbas.

Entrevistadas algunas personas acerca de lo que es visible, coincidieron en señalar que desde hace poco tiempo relativamente, visitar a sus muertos resulta menos accesible, ya que si podían anteriormente llegar a bordo de un vehículo sin problema, ahora es mucho más complejo porque han cerrado calles que estaban al borde del lugar donde descansan sus familiares, lo que ahora deben hacer caminando entre tumbas; algo que anteriormente marcaba ciertas diferencias, algo equivalente a las plusvalías de las casas, al estar mejor ubicadas al borde de las ruas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: