POR UN JALISCO Y UN TLAJOMULCO SEGURO PARA SUS NIÑOS Y NIÑAS

Por: Graciela Soto Martínez*

Todos los días hay batallas que se están librando, se ha intensificado la lucha social que se manifiesta en las calles, los enfrentamientos son más cotidianos y toca en ocasiones estar en la línea de fuego. La escuela está expuesta a estos acontecimientos, a situaciones de riesgo donde existe peligro, ya nadie está seguro en ningún lado.
La delincuencia se observa organizada peleando el territorio, cada localidad, municipio, avenida, palmo a palmo se lucha por la plaza y no precisamente la de educación. Ante la inseguridad y la violencia, las escuelas se mantienen como islas de esperanza que pueden transformar la cultura en el largo plazo, en el corto hay que proteger la vida de todos como el don más preciado.
Un flagelo para las escuelas son los robos constantes, estos ocurren con mayor frecuencia en ciertas zonas, hay planteles que en este ciclo escolar llevan más de 5 robos, ya no hay que llevarse, los lockers se dejan abiertos para evitar ser forzados, pero aun así los delincuentes siguen ingresando al plantel, por sus bardas, escalando mallas ciclónicas o canceles, poniendo escaleras, abriendo boquetes, dañando ventanas forzadas con objetos, con vecinos invasores que “no ven, ni oyen nada”. Es el top de los problemas, por ello trabajar en el respeto y la honestidad es primordial.
Otras problemáticas han sido los enfrentamientos en las inmediaciones de planteles, vandalismo, padres que “olvidan recoger a sus hijos”, peleas de la pareja por llevarse a su hijo solicitando a la dirección que lo entregue a uno de los padres, esto cuando se pelean la custodia, maestros desaparecidos; actualmente la delincuencia organizada opera a plena luz del día, en espacios públicos, afuera de escuelas como ha sucedido en planteles de Tlajomulco, pero no son casos únicos, Totatiche, Mazamitla, Lagos de Moreno han destacado por prender focos de alerta.
El sector 15 Federal y el 10 estatal de preescolar con planteles en este municipio están desarrollando un trabajo vinculado con el sector de la Seguridad Pública, en particular con la Comisaría de Tlajomulco de Zúñiga, se está creando comunidad de aprendizaje para valorar y apreciar la vida, mantener los edificios escolares, por saber que hacer ante emergencias de cualquier tipo, estas acciones se impulsan desde la Jefatura de Sector, la Supervisión de Zona, las direcciones de escuela, el nivel educativo y la Dirigencia Sindical. Por parte de la comandancia se están integrando todos los niveles de la Comandancia, desde sus principales mandos, hasta la proximidad social.
El día 15 de noviembre de 2022 se tuvo una Formación y un Diálogo para exponer tanto las problemáticas como los programas de apoyos a las escuelas, los de mujer segura, el número de emergencias, el funcionamiento de C4 o Centro de Comando, Control, Comunicación y Cómputo, que merece un tema aparte así como la vinculación con los comandantes de cada región al interior del municipio. Este diálogo surge como una vía para incrementar la seguridad en las escuelas y sus entornos. En primer instancia se realiza un acercamiento al Presidente Municipal Salvador Zamora, que direcciona, nos pone en contacto con la Comisaria que es la responsable de estar en el frente de batalla en una lucha diario por atender el llamado de la urgente seguridad.
El antecedente es una reunión el 19 de octubre con el equipo de supervisoras en el cual se explicaron procedimientos y programas agendando una reunión con las directoras, que son la fortaleza operativa de nuestros preescolares, están en los lugares claves, son las representantes de la Secretaría de Educación, la voz y el rostro del nivel de preescolar, son esenciales en nuestro sistema educativo, una directora sensible y humana logra transformar su entorno. Se trata de actuar en conjunto con las otras directoras y sensibilizando a sus docentes, alumnos y padres de familia. Al supervisor le consta, recibe los llamados, acude a los sitios, sin embargo, la directora o encargada, con el personal a su cargo así como su comunidad educativa vive las circunstancias y pone en práctica los protocolos.
Hay que trabajar en la escuela con las necesidades del entorno y las problemáticas sociales, sino, ¿qué sentido tiene educar sino se protege a los que educa? El entorno en este caso, el municipio de Tlajomulco de Zúñiga, extenso geográficamente y con una diversidad social, en su crecimiento poblacional ha recibido a los habitantes de otros lugares que vienen en busca de vivienda accesible, trabajo, refugio en algunos casos, este desarrollo se ha expandido en el sur con las familias jóvenes que están en plena etapa reproductiva, muestra de ello es la matrícula que se refleja en las escuelas que afronta los problemas de seguridad pública con diferentes programas sociales y con una actitud positiva ante los retos de la sociedad donde cada vez es más cotidiano escuchar “La descomposición del tejido social”.
El comandante Omar García López menciona que los delincuentes no vinieron del espacio sideral, que nacieron y crecieron en el seno de una familia y en una sociedad que les ha permitido u orillado a este tipo de conducta, que se necesita de la educación para salvar al ciudadano, que la policía no es el primer frente de batalla, es en las etapas tempranas de la vida donde debe educarse la formación del ciudadano y una cultura de la legalidad, la familia es el primer frente de batalla, los otros serán posteriores cuando ya hay causas en el origen.
Hay una valoración desde fuera donde nos quejamos de la policía, se juzgan sus formas de actuación, si no llegó de inmediato al lugar de los hechos, si tal o cual agente no actuó de la forma debida, muchas veces lo que hay son conocimientos parciales de los hechos que se trasmite en forma de rumor, o en otras hay magnificación de los acontecimientos en forma de amarillismo. Hay una crítica dura para la seguridad pública por casos expuestos, sin embargo, recurriremos a la policía cuando se extravíe un niño, ante los robos frecuentes, en los accidentes, para denunciar un hecho, para pedir ayuda si hay violencia.
Con el sector educativo también pasa que somos juzgados en lo general, se habla de la mala educación o de algunos maestros, esto es una cultura del desprestigio que no ayuda, mejor analizar los casos en los particular y trabajar en comunicación franca y directa para las solicitudes de ayuda, en la educación y prevención intersectores, en este caso con la seguridad pública.
En la formación y diálogo se abordaron los programas que tiene la Comandancia de Tlajomulco con las escuelas, abordados por el área de Proximidad social a cargo del Comandante César Martínez y que son los siguientes:

1. Programas preventivos: Aprendiendo a cuidarte.
En Preescolar se maneja en sesiones de 20 min. Formación en Valores, ¿qué es un policía? Tipo de policías, Educación socio-emocional, medidas de auto protección.
2. Brigadas infantiles: niños de 5 a 13 años.
La intención es alejarlos de drogas y pandillerismo aprovechando los espacios públicos, se les convoca de 1 o 2 tardes en la semana realizando juegos y deporte.
3. V.E.A Vecinos en Alerta.
Se brinda capacitación a ciudadanos para enfrentar violencia y delincuencia. En tres sesiones por la noche y como parte de Participación Ciudadana.
4. Paz a Tlajo. Promueve la Cultura de Paz y los Derechos Humanos en espacios públicos construyendo un entorno seguro y amigable. Recuperación de espacios y al final se realiza un festival de prevención
5. Apoyo a eventos cívicos (Escoltas).
Estos son parte de las actividades del Proyecto “Por un Tlajomulco seguro para sus niños y niñas”, otra es la instalación del C4 que se realiza con un teléfono Android el cual tiene un vínculo directo al Centro de Control y Comando, hay cuatro íconos, el de comisaría, el de bomberos y protección civil, el de UNASAM, que es la Dirección de Acopio y Salud Animal y el de mujer segura, este dispositivo se activa de acuerdo al tipo de emergencia para recibir la ayuda pertinente.

Ante la interrogante y temor de hacer denuncias por las represalias la intención no es señalar personas sino hechos, esto para no ser espectadores o víctimas en una sociedad compleja, la cual necesita de todos para mejorar sus estructuras desde la base, desde los cimientos, con la educación de los niños y niñas.

*Doctora en Educación. Jefa de Sector de Educación Preescolar en la SEJ. [email protected]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: