¿POR QUÉ LA LEY NO SE CUMPLE?

Por: Dr. Luis Octavio Cotero Bernal

Director del Observatorio Académico de Justicia y Seguridad Pública de la División de Estudios Jurídicos De la Universidad de Guadalajara.

Está claramente definido que, la ley es una regla obligatoria, establecida permanente y sancionada por la fuerza, en el caso de inobservancia o incumplimiento; sin embargo, nuestra realidad es otra.

En este país desafortunadamente la ley ni se cumple, ni se respeta ¿por qué? Son diversos los factores por los que, podemos deducir que, la ley no se cumple; sin embargo, dos factores estelares lo son, la corrupción y la impunidad.

La sociedad no sólo somos víctimas de la delincuencia, somos también víctimas de los políticos y de las autoridades, a quienes sólo les interesa y ocupa, servirse desde el cargo para el cual fueron elegidos.

Cierto es que, hay leyes en las que existen lagunas jurídicas, contradicciones jurídicas, son confusas, poco claras y ello también propicia la corrupción, pero desde mi punto de vista, los mayores actos de corrupción se fraguan al margen de la ley.

Es bien sabido que, las calles de nuestro país se han venido militarizando, tema que, conllevó a que, la alta comisionada interina de la ONU, recomendara el retiro de las fuerzas militares de las calles, al tiempo que, externó su preocupación, respecto a la seguridad durante los futuros seis años.

El presidente de la república ha entregado a las fuerzas militares todo el poder civil, pasando por alto que, una vez que, él concluya con su mandato, las fuerzas armadas harán uso de todo el poder del que ya gozan, gracias a él.

Otro aspecto igual de preocupante y toral para que, el país siga en una debacle estrepitosa y constante, lo es, la realidad institucional de diversas dependencias públicas encargadas de la administración e impartición de justicia, pues en muchos casos, los servidores públicos son ajenos, no sólo al contenido de las leyes, sino a los alcances jurídicos de ellas. Servidores públicos que, sólo están en determinado puesto o cargo, derivado del parentesco, bien por afinidad, bien por consanguinidad.

Jalisco es un ejemplo claro de, cómo la designación de jueces se lleva a cabo, sólo considerando intereses de terceros, pues aquí en nuestro estado, en el nuevo sistema de justicia laboral, ya se designaron en lo oscurito, a treinta ocho jueces, una gran mayoría de ellos, desconoce el contenido y el contexto de la ley laboral.

Dentro de los recién nombrados jueces, los hay, los que, tienen pendientes ante la justicia penal y otros más, con pendientes ante las autoridades laborales. Lo anterior, desde luego que, traerá aparejado y en perjuicio de toda la sociedad, el nulo cumplimiento de la ley.

Actualmente, es una mala práctica la comercialización de la ley, para bien o para mal, comercialización que, se genera por iniciativa de alguna de las partes en conflicto, lo que desde luego nos perjudica a todos como sociedad.

Es innegable la crisis social en la que estamos inmersos, padeciendo la ausencia del estado de derecho. Como ciudadanos responsables que, debemos ser, no estamos legando un ambiente decoroso y digno para las generaciones que, ya están y las generaciones venideras, por lo que se hace necesario, dejar atrás el confort de la cobardía y contribuir a revertir nuestra realidad social.

Vamos dándonos a la tarea de dejar una sociedad decorosa y poder partir de este mundo, al menos con la satisfacción del deber cumplido a nivel personal y con nuestro país, nuestra patria. Tan grande y tan valiosa, una patria a la que, algunos de nosotros, sí no tocó disfrutar.

¡Que viva México!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: