El TURISMO ENTRE RIELES y PANTALLAS DEL TURISMO FERROVIARIO

El Ferrocarril, al igual que el turismo, son pilares del desarrollo económico nacional.

El transporte ferroviario juega un papel crucial en el territorio mexicano, porque facilita la conexión entre pueblos y culturas desde un punto de vista no sólo comercial.

El transporte ferroviario turístico es una forma de comunicar un territorio en su sentido literal y, por lo

tanto, de conocerlo. En este sentido el ferrocarril, se convierte en una plataforma que permite que México muestre sus características a los viajeros, mostrando los paisajes locales a los turistas a medida que estos recorren sus geografías, sus paisajes y sus glorias .

Un viaje en tren tiene un añadido especial : una aureola de nostálgica elegancia que permite disfrutar de los paisajes a una velocidad mística.

Actualmente en este siglo XXI, la recuperación de viejos vagones y locomotoras y la desempolvadura de recorridos míticos ha dado alas al turismo ferroviario mexicano.

Para muchos pues, es tiempo de comenzar a diversificar el patrimonio turístico con aspectos que los

mismos mexicanos creían obsoleto e inexistente, siendo una imagen perdida, tal como lo creemos que

son los trenes en México, sin embargo el uso de un tren termina siendo como la máquina del tiempo que usa el Doc Emmett L. Brown para Volver al futuro.

Volvamos pues al pasado del futuro a través del Chu chu chu de las máquinas de nuestro tren viajero, lo invitó a subirse a la locomotora y rieles de este artículo.

DE LOS RIELES DEL PASADO AL FUTURO

En el siglo XXI, en México, el tren está volviendo, del pasado, al futuro y tiene potencial para ser una

‘joya turística’.

¿Pero cuál es esa magia que aportan los trenes?, Definitivamente el hecho de que los trenes de pasajeros dejaron de existir en plenitud hace tiempo , los convierte en algo aspiracional, pues es viajar a través del tiempo a la remembranza de antaño, y para muestra un botón:

El potencial de crecimiento es grande en México si se toma en cuenta que en 1970 esta vía de transporte atendió a 37.3 millones de pasajeros y que hace apenas una década -en 1997- todavía sirvió a 5.9 millones de viajeros, según datos de la SCT y Ferrocarriles Nacionales.

En 2012 fueron 23 mil viajeros en la primera mitad de ese año, en 2016 los cuatro sistemas ferroviarios turísticos en el país movilizaron a 76 mil personas y aumentó a 47 mil entre enero y junio de 2017, para 2019 Los ferrocarriles El Chepe, Tequila Express y Herradura Express, transportaron a 64 mil personas en el primer trimestre de ese año, ello según cifras de la Dirección General de Transporte Ferroviario de la SCT.

¡TODOS A BORDO !

Actualmente, en México, aún quedan vías de trenes para los turistas que deseen recorrer los hermosos paisajes de nuestra nación pues operan cinco rutas: la del Chepe, que va de Los Mochis a Chihuahua; la Tequila-Guadalajara; Tijuana-Tecate y la de Puebla a la ciudad de Cholula. Y estás vías ferroviarias se utilizan para promocionar pueblos mágicos, bebidas espiritosas y el bien llamado turismo de ferrocarril.

UN POCO DE HISTORIA DEL TURISMO SOBRE RIELES EN PANTALLA

El transporte mediante rieles tiene una larga historia en la humanidad.

En el caso de México la historia empieza desde 1850.

A principios del siglo XX nuestras vías férreas tienen repercusión internacional, pero no por lo que usted cree, le cuento cómo y cuándo se llevaron estrategias turísticas a través del ferrocarril.

TURISMO FERROVIARIO ENTRE PANTALLAS

Si se está preguntando donde comenzó el turismo ferroviario a hacerse patente en nuestra nación, y cuál fue su estrategia nacional de promoción, la táctica que precedió para acrecentar al turismo de ferrocarril es impactante y es bueno que usted la conozca:

A lo largo del período de arranque y auge industrial, (fenómeno que puede enmarcarse entre 1930 y 1959), la cinematografía mexicana recurrirá al auge de la industria fílmica mexicana. Tanto el uso del tren como los tipos, personajes y espacios asociados al trabajo ferroviario son mejor descritos y captados en las respectivas obras de grandes cineastas nacionales.

En esa época de oro, se realizó el corto documental de 10 minutos intitulado «Morelia, Pátzcuaro y Uruapan», fotografiado y sonorizado en 1945 por Javier Sierra. Entre otras cosas, la cinta utiliza al cine

para hacer propaganda turística destacando las maravillas del bello estado de Michoacán.

Como otras obras de su estilo, se promocionó Morelia, Pátzcuaro y Uruapan con diversas imágenes de trenes en movimiento y de estaciones típicas mexicanas, que le daban promoción turística internacional al país .

En 1952 Luis Buñuel recurrió a otro viaje en tren esta vez para darle promoción turística a la secuencia en tren del trayecto hacia Guanajuato, con la película “él” protagonizada por Arturo de Córdova , con lo que Turísticamente a través del cine , Guanajuato es conocido internacionalmente.

«El túnel seis» (1955), de Chano Urueta, promocionó Durango-Mazatlán. La cinta de Urueta se realizó en “la parte serrana de Durango: Mexiquillo, La Ciudad, Paso Real y el Túnel seis, sitios que gracias a este filme fueron ampliamente difundidos y conocidos en el mundo entero .

En 1956 el cineasta Roberto Gavaldón fue contratado por la empresa estatal Ferrocarriles Nacionales de México para realizar el corto documental «Terminal del Valle de México» cinta de 24 minutos en la que se exaltaba la cd de México a través de un refinado trabajo en el plano estético fotográfico pues la cinta muestra lo mejor de nuestra nación.

Todas estas películas son obras en las que el tren es un elemento indispensable para entender la historia del país y del turismo durante el siglo XX.

EN EL SIGLO XXI, TREN, TREN, TEN.

En «Los rieles del alma» (2004), corto de 27 minutos producido por el CUEC-UNAM y dirigido por Nerránsula Reyes Lechuga, se integran los testimonios de 9 ferrocarrileros jubilados, habitantes del poblado de Tonalá, Chiapas, y otrora empleados del Ferrocarril Panamericano que tenía una pintoresca y próspera estación en ese lugar y que añoran tiempos mejores .

CONCLUYENDO

Si se fija cómo le dije al principio, los trenes son una estrategia para dar promoción turística desde el siglo pasado a nuestra nación, en otrora en la época de oro del cine mexicano, cuando a través del séptimo arte nuestra patria brilló,

Aquí se está vislumbrando la llegada de un nuevo tren, que para muchos dista mucho de ser un sueño y que para otros, es otra estrategia del nuevo siglo, para mantener el turismo entre rieles, sin que se descarrile la nación… ojalá, que así sea…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: