VIAJAR A VELOCIDADES SUPRALUMÍNICAS

«El cambio es el proceso esencial de toda la existencia». Sr. Spock

La teoría de la relatividad de Einstein, los estudios en física cuántica de Max Planck y el físico Mexicano Miguel Alcubierre, podría utilizar la curvatura del espacio-tiempo para saltar al hiperespacio, como lo denominan en Star Wars, y hacer realidad lo que antes fue ficción: viajar al infinito y más allá.

La humanidad podría realizar viajes interestelares a través de atajos en el espacio que sólo en ficción son factibles, pero que gracias a una reciente teoría y la posibilidad de la construcción de una cosmonave, hace que parezca que ya falta poco para que este tipo de viajes sean posibles, hablamos de los viajes en cosmonaves con velocidades supralumínicas gracias a la invención del «motor de curvatura» y el impulso Warp, y esto no, no es ficción.

Permítame que le cuente de que estoy hablando como apasionada del turismo y de la tecnología.

EMPEZANDO CON LOS ATAJOS VIAJEROS.

Un Físico Mexicano de nombre Miguel Alcubierre quiso volver realidad lo que alguna vez fue ficción: viajar con impulso Warp, crear un motor de curvatura y atravesar los confines del universo.

Se trata de un modelo matemático que, en teoría, permite viajes supralumínicos sin por ello violar las ecuaciones de Einstein en el marco de la Teoría General de la Relatividad. El sistema consistiría en lograr conseguir que una nave espacial, en vez de acelerarse propiamente a una velocidad superior a la de la luz, pueda acercarse o alejarse a planetas mediante la distorsión del espacio o bien a través de portales de viajes, si, lo mismo que ahora usted viaja en carretera para esta teoría, será viajar pero en el espacio Inter estelar.

VAMOS AL PRINCIPIO.

Los Llamados “portales”; dentro de la ciencia ficción, son un tipo de atajo propuestos en 1935 y son túneles en el espacio que podrían funcionar para el ser humano como un puente de un lugar de la galaxia a otro muy lejano.

Los “portales” (extraordinarias puertas al espacio o al tiempo, que conectan a los viajeros con dominios lejanos) son un tema favorito de la ciencia ficción, que imagina a un portal tal como un atajo, una guía, una puerta a lo desconocido.

Todo esto inspiró al Científico Mexicano para pensar que era factible estos viajes y la creación de una nave que lo permitiera.

Así que ayudado de su conocimiento científico, y un tanto por casualidad y su pasión por la ciencia ficción que luego de ver la serie Star Trek creyó, que la solución le llegaba no sólo de la pantalla, sino también de la ficción auxiliada de la ciencia real de nuestra época.

LO PREMONITORIO DE STAR TREK DE LOS VIAJES DEL SIGLO XXI.

Teniendo en cuenta que Star Trek se ha consagrado ya como una serie de ficción que fue capaz de anticipar muchos desarrollos tecnológicos que luego se hicieron realidad, como las pantallas táctiles, las redes informáticas, las puertas automáticas, las computadoras personales e incluso los móviles y los CDs, o las comunicaciones espaciales, no sería extraño que el «motor de curvatura» inventado por nuestro científico Mexicano en algún momento también forme parte de los desarrollos tecnológicos y nos permitan recorrer distancias espaciales a velocidades supralumínicas.

DEL SIGLO XX AL XXI PARA QUE SE LOGRE EL VIAJE Y LA NAVE.

Alcubierre lanzó su primera propuesta en el siglo XX en el año de 1994 y posteriormente Applied Physics lo hiciera en el siglo XXI para que los viajes espaciales comenzaran a fraguarse en lo que se ha llamado Warp Drive (como el de Star Trek).

Ellos desde su teoría viajera espacial han descubierto una forma de superar la velocidad de la luz distorsionando el espacio tiempo en el que se desplaza una nave espacial, ( tal como ocurría en la serie de televisión Star Trek) transmitida en el siglo XX en el año de 1966.

En las últimas noticias de este 2022 de la organización Applied Physics, el equipo de Física Aplicada anuncia el primer modelo de controladores de esfuerzo físico, algo que, hasta ahora, solo había tenido un lugar en la ciencia ficción de Star Trek.

Pero ¿cómo funciona todo esto? Para explicarlo con manzanas y naranjas vamos por partes.

LA TEORÍA DE ALCUBIERRE

La idea de Alcubierre consistía en el siglo XX allá por 1994, en situar una nave espacial dentro de una burbuja, detrás de la cosmonave el espacio-tiempo se deformaría extendiéndose, mientras que la parte de adelante el espacio tiempo sería contraído para poner el punto de destino más cerca.

De alguna forma, la nave se movería sin moverse, porque el espacio se expande y se contrae, y además no existe un límite para la velocidad. Por ejemplo, si se quisiera viajar a Alpha Centauri, una estrella que se encuentra a cuatro años luz, según la teoría de nuestro científico Alcubierre se llegaría en segundos.

LA CREACIÓN DE Applied Physics

Es en la segunda década del siglo XXI luego de analizar la teoría de este brillante físico de la década de los noventa, es que Applied Physics realiza una nueva investigación basadas en la teoría de Alcubierre.

De la nueva investigación sustituye la energía negativa que planteaba Alcubierre por un campo gravitacional muy fuerte que distorsiona un espacio tiempo de dimensiones colosales.

Lo que plantea la nueva investigación, es que para conseguir la distorsión del espacio-tiempo, no es necesaria la energía negativa que hasta ahora la hacía imposible para poder viajar.

Por lo tanto, según estos investigadores, los viajes supralumínicos ya se salen del campo de la ciencia ficción y entran de lleno en el campo de la ciencia porque el Impulso Warp se vuelve físico.

Y es entonces que EUREKA lo que fue un sueño en 1966 en una serie, se volvería teoría en 1994 y casi casi una realidad en las postrimerías del siglo XXI.

Dándonos sueños y esperanzas por viajar más allá del planeta tierra con naves de impulso Warp.

CONCLUYENDO

Aunque la realidad de viajar a estrellas y planetas distantes aún está muy lejos, el nuevo estudio es la última incorporación a un creciente cuerpo de investigación que sugiere que los principios de los impulsos warp son sólidos en términos científicos No obstante la posibilidad de viajar a otros planetas a una velocidad superior a la de la luz está todavía muy lejana, la nueva investigación ha dado un paso significativo al consagrar el Impulso Warp como una posibilidad científica real que en el futuro quizás podrá superarse y podamos decir dentro de muy poco al viajar de una galaxia a otra en la nave supralumínica :¡Súbeme, Scotty!.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: