CONTINUARÁ EL PANORAMA INCIERTO PARA EL SECTOR PRODUCTIVO NACIONAL

Por: Víctor Galindo “Vigaro”

Para el Consejero Empresarial, Javier Zepeda, las expectativas y retos a los que se enfrentarán todos los empresarios en el cierre de 2022 y el arranque de 2023, serán cruciales, ya que no existe cultura previsora en temas trascendentales como la de presupuestar sus impuestos, crear banco de datos, actualización tecnológica, entre otras.

“2022 ha sido un año de grandes retos para el sector empresarial, comenzamos con una aceleración bastante fuerte de la inflación, yo estimé un promedio de 10.0 por ciento de inflación, pero a pesar de que se quedó en un 8.0 por ciento el impacto se sintió más fuerte. Esto se ve reflejado en el que las personas se hayan visto golpeadas financieramente en sus ingresos, y en el que los productos y servicios se hayan encarecido en un rango del 15.0 al 35.0 por ciento. Para este inicio de 2023, la aceleración de la inflación se va a mantener, y por más que veamos que se trata de contener con el alza de las tasas de interés esto provocará que nuestro dinero se vuelva aún más caro. Lo que quiere decir que las empresas tendrán que ser previsoras y cautelosas a la hora de solicitar créditos para financiar proyectos, porque la desaceleración de la inflación ocurrirá paulatinamente y estimó que para finales de 2023 alcance un 5.0 por ciento dependiendo mucho de los escenarios financieros que se puedan presentar”, dijo.

Sobre las reformas y disposiciones fiscales, el Consejero Empresarial hizo un llamado a que las empresas revisen a través de sus contadores cuáles son las facturas electrónicas que corresponden a 2021 o años anteriores y las cancelen antes del 31 de diciembre.

“A partir del 1 de enero de 2023, si un contribuyente cancela una factura de 2021 u otro año puede ser acreedor a una multa del 5,0 o el 10.0 por ciento de ese CFDI, tal como lo establece el artículo 29 a del Código Fiscal de la Federación”.

Por otro lado, Javier Zepeda expuso que el aumento al salario mínimo es una buena iniciativa, pero no es suficiente para el sector laboral.

“Se aprobó un aumento en el salario mínimo que alcanzará los 207.44 pesos en la mayor parte de los estados y en la zona de la frontera estará en los 312 pesos. Si bien este incremento representa un 20 por ciento, la sensación en el día a día es distinta, porque el encarecimiento en los 24 productos de la canasta básica hace que el beneficio económico otorgado a los trabajadores sea afectado. Este aumento puede dividir en dos aspectos importantes, aquellas personas que cotizan en el IMSS serán los únicos beneficiados siempre y cuando realmente ganen esta cantidad, es decir quienes en 2022 ganaban 5 mil pesos mensuales, en 2023 ganarán en promedio 6 mil pesos mensuales. El otro aspecto es que las personas que están cotizando bajo el salario mínimo, pero no están ganando este salario no se van a ver beneficiadas; por ejemplo, aquellos que ganan 10 mil pesos no tienen ningún beneficio porque la inflación golpeó todos los sectores económicos y profesiones. A estas personas no se les ha incrementado el sueldo en los últimos dos años, lo que ha provocado que su nivel de ingresos se vea mermado por el aumento en los productos y servicios”, planteó.

El Ingeniero Zepeda señaló que los empresarios deben tomar en cuenta tres factores para apoyar a sus empleados.

“El primer punto es determinar cuáles son las capacidades de los empleados en lo que hacen y cómo lo hacen; el segundo son los resultados que hayan entregado en el último año, y finalmente considerar el tiempo que se tiene sin aumentarles su ingreso. El empresario debería considerar el aumento al costo de la nómina y el aumento al salario mínimo, porque aumentar el salario encarece el costo de la previsión social, y por ello se debe de determinar si este aumento le sigue generando una rentabilidad a quien otorga el empleo, de lo contrario se debe replantear si esto no genera que sea el consumidor que a través del aumento en el precio de los productos y servicios sea quien absorba el incremento”.

Con relación al aumento en los días de vacaciones, Javier Zepeda explicó que esta reforma que hará que los trabajadores pasen de recibir sólo 6 días de vacaciones a un total de 12 días.

“Hace unos días se aprobó la reforma para que los trabajadores que tengan trabajando un año en una empresa reciban más días de vacaciones pasa de 6 días a 12 días. Y a partir del segundo al quinto año el trabajador gozará de dos días adicionales, y del sexto año y al décimo se aumentan dos días. En ese sentido, quiero destacar que una parte fundamental del trabajo es el descanso, y esto realmente influye en la productividad y la salud mental de los trabajadores. Los empresarios muchas ocasiones somos renuentes a los cambios, porque creemos que si trabajamos menos vamos a ganar menos, ahora las nuevas generaciones nos están obligando a generar mejores condiciones porque los jóvenes no quieren pasar 8 horas encerrados en una empresa. Los puntos a enfatizar de esta reforma son que el trabajador decide cómo tomar sus días de vacaciones, si los quiere tomar seguidos o salteados, el reto es para los micros y pequeños empresarios que no están preparados para que su equipo de trabajo de entre 5 o 10 empleados pueda gozar de sus vacaciones, porque no cuentan con más personal para reemplazarlo. El último punto importante es que antes los trabajadores al tener sólo 6 días de vacaciones recibían una prima vacacional y no pagaban impuestos, ahora tendrán que pagar lo equivalente a 300 pesos de impuesto sobre la renta”.

En relación a las recomendaciones para 2023, Javier Zepeda explicó las virtudes de aplicar el back office y la ciencia de datos.

“Recordemos que desde este año se publicó en el Diario Oficial de la Federación, la prohibición de subcontratar personal que realiza actividades preponderantes para las empresas el (outsourcing), pero se reguló el tema de la subcontratación de servicios especializados (back office). Muchas micro y grandes empresas desconocen los beneficios operativos, legales, fiscales y económicos que puede otorgar el back office. Este hace que una empresa te emita un contrato al momento que será 100 por ciento deducible a efectos del IVA e ISR, por eso se tienen que voltear a ver nuevas alternativas que estén dentro del marco de lo legal. De la misma manera, creo que en Guadalajara hay un gran desconocimiento de la ciencia de datos, ésta puede ser aplicada en un pequeño restaurante u otros establecimientos para saber quienes asisten, qué tipo de gustos o intereses tienen los comensales y clientes para llevar a cabo las acciones operativas basadas en un análisis de datos para hacer crecer el negocio”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: