EL SNTE EN JALISCO, PERDIDO ADENTRO DE SU PROPIO LABERINTO

Por: Miguel Ángel Pérez Reynoso*

El día de hoy martes 11 de octubre, se llevó a cabo la primera jornada de votación de lo que corresponde a la Sección 16 del SNTE, la segunda será la que se realice en la Sección 47 del mismo sindicato el próximo viernes. A partir de la publicación de resultados preliminares el asunto se veía triste. Aunque luego se vieron diferentes a lo esperado, la planilla naranja alcanzó el 34.11 por ciento, de la votación global, luego le sigue la planilla blanca con 17.4 por ciento, en tercer lugar, aparece la planilla morada con 11.86 por ciento cerrado y en cuarto lugar la planilla roja de la opción Asamblea con 4022 votos y con un 9.1 por ciento. De este sondeo preliminar repito no definitivo se pueden hacer varias lecturas:

  1. La Planilla naranja gana con un margen amplio debido al voto corporativo, al voto duro surgido de la propia organización institucional. Según dicho dato de cada 10 electores 3.4 votaron por dicha opción en números cerrados, con 7 opciones en términos estadísticos dichos datos no son confiables, ya que sólo quedaron 6.6 votos para dividirse entre 7 opciones y repito 3.4 votos fueron acaparados por una sola opción. El más cercano fue del 17.4 por ciento, 34.11 en contra 17.4. Gran diferencia. Habría que explicar los ¿por qué?
  2. El resto de las propuestas y tantas opciones electorales dispersan mucho su potencial competitivo; con tantos candidatos en donde todos querían, pero pocos podían aun en el mejor escenario hubiera sido mejor sumar fuerzas con un candidato de unidad.
  3. La fuerza democrática de la planilla Asamblea, realmente había generado una mejor expectativa, al final de la contienda fue la cuarta fuerza electoral, dicho resultado da cuenta de la pobreza no de sus propuestas sino de la organización y de la falta de una estructura verdaderamente estatal para enfrentar la contienda. Además, debido al sectarismo, madruguetes y a errores de táctica no pudo prosperar su propuesta. En los promocionales que se estuvieron difundiendo en torno a esta planilla para invitar al voto, se hablaba de que se conformaba por un grupo de luchadores sociales, cosa que me consta, que respeto y comparto profundamente. Si, pero eso no basta. La Asamblea era (potencialmente) la única fuerza verdaderamente democrática en Jalisco, sus militantes y activistas magisteriales no han querido o no han sabido entender de que esta contienda, la cual forma parte de una coyuntura electoral, que forma parte a su vez de una estrategia del charrismo, del contrincante político. Se juega en su cancha, son dueños del árbitro, de la cancha, del balón e incluso de algunos elementos del equipo contrario. De esta manera no se puede ganar si es que eso era el objetivo. Habría que ser más claros y menos pretenciosos, difundir el movimiento, convertirse en una verdadera alternativa en el corto y mediano plazo, intensificar el trabajo permanente aun en tiempos de sequía electoral entre el magisterio de abajo. Mil seiscientos cinco votos de un padrón de miles más, es muy poco, las zonas consolidadas el voto duro que viene desde Bases Magisteriales hoy estuvo ausente. Este puede entenderse como un fracaso en sus aspiraciones democratizadoras. Desde el candidato elegido, Juan Carlos Banderas, es un tipo combativo pero predecible ya no puede dar más de lo que ha hecho. Hubiera sido una mejor opción una mujer para la Secretaría General incluso por el peso de la equidad de género. Claro, a mí no me lo preguntaron. En fin, los resultados están ahí y son fríos.
  4. Esta jornada demuestra en el fondo el mismo engranaje de los congresos seccionales cupulares. La misma forma de decidir solo que aquí a una escala mayor.

En la Sección 16 debieron tener los operadores electorales, un espacio cuidado para asegurar votos y garantizar el triunfo, por cualquier vía del candidato oficial. Del resto de opciones, dispersaron votos, se dividieron, ¿es esa la democracia a la que se aspira? ¿Es ésta la lección que se quiere dar al magisterio federalizado?

Parece que el SNTE local ha quedado atrapado en su propio laberinto electoral, detrás de muchos votos no hay convicciones ni principios, sólo votos por la continuidad segura que garantiza eso, el medio cambia, pero las cosas seguirán igual.

Comentario aparte y como decían en mi pueblo “a toro pasado”, de ocho propuestas de las planillas y de igual número de candidatos, no hubo una sola mención por atender las demandas de los trabajadores de la Universidad Pedagógica Nacional, somos (porque formo parte de ella y con mucho orgullo) una institución que ha contribuido a la profesionalización de miles de maestros y maestras del estado, incluso el candidato ganador egresó de dicha casa de estudios (de la Unidad Guadalajara) en dos momentos, cuando cursó la licenciatura y más adelante el programa de Doctorado. ¿Qué acaso no le merecíamos una sola mención, aunque fuera de dientes para afuera –como decía mi abuela–? De una serie de problemáticas que se siguen acumulando: ¿a quién le interesa la UPN en Jalisco, parece que al SNTE no?

Un dato adicional está relacionado con un asunto alarmante, el 50% de la votación (en términos globales) no asistió a votar, es decir de cada 10 electores sólo votaron 5 y 5 se abstuvieron y, de los 5 votantes casi 2 fueron para el candidato ganador y poco más de 3 para repartirse entre las 7 planillas restantes. ¿Qué nos dice el dato de 50% de abstención, qué mensaje quieren madúrele al sindicato? ¿en caso de que hubieran votado se hubiera revertido la tendencia? Tal vez pero no lo hicieron.

Hay que esperar a que concluya el proceso, aunque puedo asegurar que poco cambiará de la proyección original, lo grave del asunto es que este ejercicio, que de entrada parece novedoso y atractivo, no garantiza el dar un verdadero salto para lograr una cultura de participación política al interior del SNTE.

El SNTE en esta jornada electoral le ha dado una vuelta a la página de su historia y ha salido avante en su proyecto institucional, pero persiste la duda ¿Cómo podrá salir de su propio laberinto, definido por la línea que viene de arriba y el espíritu de antidemocracia que se vive abajo?

*Doctor en educación. Profesor–investigador de la UPN Guadalajara, Unidad 141. [email protected]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: