JUGUETE: RECURSO DIDÁCTICO EN HISTORIA

Por: Carlos Arturo Espadas Interián*

Caballeros medievales con armadura montados en sus caballos, “indios y vaqueros”, soldados con uniformes y colores distintos; locomotoras que corresponden a épocas específicas… son únicamente algunas de las variedades que se encuentran fácilmente en las jugueterías, con distintos precios, calidad y materiales. Desde muy económicos hasta costosos.
En las aulas se usan esos juguetes para las clases de Historia, es transformarlos en recursos didácticos para poder trabajar con épocas, costumbres, sucesos y demás. Se enriquecen complementados con escenarios desde sencillos hasta complejos que los mismos alumnos y estudiantes construyen.
Trabajar con juguetes implica que estudiantes puedan tener espacios de aprendizaje donde usen de otra manera elementos que normalmente serían únicamente para el juego. Las actividades planeadas en el salón de clase, retomarán esos elementos lúdicos para darles un significado diferente.
Esa resignificación implicará usar elementos que podrían ser conocidos o al menos familiares y partir de ahí para construir aprendizajes que contribuyan al trabajo grupal, manejo de datos, fortalecimiento de causa-efecto, espacio-tiempo, secuencia temporal, motricidad fina y gruesa, entre otros.
Incluir juguetes en las clases de historia propicia un ambiente diferente donde elementos conocidos se usan para generar aprendizajes planeados y esperados en ambientes acotados para ello. Los juguetes permiten la manipulación, propician ambientes lúdicos y contribuyen a la socialización.
Lo más importante: son un pretexto para pasar de lo “concreto” a lo abstracto a partir de una base material, por lo tanto, tangible, que por su naturaleza permite a los más pequeños manipularlos, interactuar con el recurso de formas previstas por el diseño mismo del juguete enriquecido con lo previsto en las planeaciones.
¿Cómo se veía un caballero medieval? Se buscan imágenes, comparar con lo que tiene el juguete y partir de preguntas sencillas: cuáles son las diferencias entre el juguete y las imágenes, por qué son estas diferencias, cómo se llama cada elemento de la vestimenta, para qué se usaba.
A partir de estas preguntas se profundiza en el tema, dónde vivía un caballero medieval, que representaba un castillo en la época medieval, había otras personas aparte del caballero medieval, cuáles eran las clases sociales, por qué era así, qué sucedía en el mundo. Se profundiza dependiendo del grado escolar.
Al mismo tiempo se puede construir el castillo donde vivía el caballero medieval y hablar un poco de la arquitectura de esa época, cuál era el sentido de los diseños y la ideología que subyacía en ellos. Si se desea, complementar con películas, dibujos animados, libros de cuentos, composiciones y demás.

*Profesor–investigador de la Universidad Pedagógica Nacional Unidad 113 de León, Gto. [email protected]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: