PABLO QUIERE MANEJAR GUADALAJARA COMO LO HIZO CON LAS EMPRESAS DE SU FAMILIA Y LAS QUEBRÓ: LOMELÍ

“El Ayuntamiento de Guadalajara no es una empresa y démosle gracias a Dios, porque si fuera una empresa, (Pablo Lemus) ya la estuviera quebrando más de lo que está saqueando. No se administra como un patrón, buscando generar utilidades para su bolsillo y por ello está obligado a transparentar y a explicar cómo se gastan los recursos de los tapatíos”, precisó el coordinador de la fracción del partido Movimiento de Regeneración Nacional, (Morena) en Guadalajara, Carlos Lomelí Bolaños.

Esta fue la contestación del coordinador de la bancada a los señalamientos que recientemente Pablo Lemus hiciera en torno a la ausencia del regidor, cuando fue a buscarlo a su oficina sin encontrarlo, lo que exhibió en los medios informativos.

Lo que a todas luces, se trataba de un distractor más que el presidente municipal tapatío utilizó como estrategia distractora de las irregularidades que le han inundado en los pocos meses que lleva al frente del gobierno municipal.

La lista de irregularidades suman a diario inconformidades generalizadas, desde la adquisición amañada de las patrullas «millonarias», hasta el desmantelamiento sistemático de una institución cuyo origen es el de la asistencia social y no el negocio empresarial, como es el DIF.

Pasando por los desacatos cometidos por el primer edil de Guadalajara, en diferentes casos, uno de ellos ICONIA en donde solamente fija su postura empresarial, pero sin acatar las suspenciones ordenadas por la autoridad competente.

Actitud que tiene implícito, costos que deberan aplicarse en detrimento de la calidad de vida de los tapatíos y que al parecer, a la actual administración tapatía de MC, nada le importa si conlleva la edificación del siguiente nivel político en las aspiraciones de Pablo Lemus.

Le recordaron los ediles de Morena, que no son sus empleados y que no se confunda, el primer edil es el cargo que Pablo Lemus ostenta, pero no es el patrón de todos los demás, sino uno más de todos quienes conforman el cabildo y el gobierno municipal.

«Las decisiones equivocadas o autoritarias que tome el presidente municipal, finalmente son responsabilidad de todos los ediles», señaló el regidor Salvador Hernández.

Por su parte, la Regidora Candelaria Ochoa Ávalos dijo que desde hace tres meses solicitó una cita con el presidente municipal Pablo Lemus para tratar diversos temas de la ciudad y hasta hoy no ha sido recibida, «cuando fui regidora en la administración de Ramiro Hernández, siendo presidente municipal, siempre atendía a todo mundo que lo buscaba» refirió.

Finalmente, los regidores morenistas fueron firmes en señalar que la actitud mostrada por el presidente municipal en Guadalajara, va trascendiendo con un sello visiblemente reconocido por los tapatíos, de corrupción.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: